El Chapo Guzman devela la identidad del verdadero líder del Cártel de Sinaloa en el juicio

Durante el juicio que comenzó a principios de noviembre, Joaquín Guzmán Loera ha dado diversas declaraciones, en la más polémica de ellas ha señalado a Ismael Zambada.

Como el único Líder del Cártel de Sinaloa, quien lleva operando más de 50 años al mando.

El Mayo Zambada se inició en el mundo del narcotráfico durante la década de los setenta en el Cártel de Guadalajara al mando de Rafael Caro Quintero.

Más tarde se unió a las fuerzas del Cártel de Juárez de Amado Carrillo, mejor conocido como El Señor de los Cielos, donde ascendió al mando después de la muerte de Amado Carrillo.

En 1989 en unión con Joaquín Guzmán Loera y Juan José Esparragoza Moreno, fundó el Cártel de Sinaloa, de que se quedó como jefe tras la muerte de Esparragoza y la detención en 2014 de Loera.

Zambada aumentó su popularidad tras su reunión con el periodista y fundador de Proceso, Julio Scherer en 2010. De esta visita nació el reportaje titulado: ‘En la guarida del Mayo Zambada’.

El periodista describió al hombre como un sujeto irónico que viste de manera poco ostentosa, sin embargo con presencia imponente con su 1.80 de estatura.

Posee un cuerpo como una fortaleza, más allá de una barriga apenas pronunciada. Viste una playera y sus pantalones de mezclilla azul mantienen la línea recta de la ropa bien planchada. Se cubre con una gorra y el bigote recortado”.

En palabras de Scherer, la descripción de la casa del Mayo Zambada:

Una construcción rústica de dos recámaras y dos baños, según pude comprobar en los minutos que me pude apartar del capo para lavarme.

Al exterior había una mesa de madera tosca para seis comensales, y bajo un árbol que parecía un bosque, tres sillas mecedoras con una pequeña mesa al centro.

Me quedó claro que el cobertizo había sido levantado con el propósito de que el capo y su gente pudieran abandonarlo al primer signo de alarma”.

Durante la entrevista confesó ser una persona que teme ser capturada por la justicia, pues antes preferiría quitarse la vida.

Su perfil bajo le ha permitido ser opacado por otros líderes ante las autoridades, mismas que han sido inútiles ante su retención a pesar de tener 70 años y contar con una trayectoria en el negocio delictivo de 54 años.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *